CULTURA POPULAR

Leyendas. Ojocaliente como todas las poblaciones de la provincia mexicana, hace de su vida una leyenda diariamente y con la prodigiosa fantasía que caracteriza al ojocalentense, soñador y creador, expresivo y amante de lo bello, pero fiel a sus valores tradicionales, a la expresión  oral, a los cuentos y leyendas que con tanto sabor narran los abuelos, los viejos cuentan historias de aparecidos a los niños que; con encanto infantil piden el santo y seña de lo que escuchan de los adultos, y es precisamente de allí de donde se rescata las leyendas que a   continuación se presentan:

El cerro El Papantón. Allá en los primeros tiempos, después de la Conquista del gran Imperio Azteca, y después de haber sido descubiertas las fabulosamente productivas vetas de Zacatecas, vinieron muchos españoles, atraídos por el ruido que hizo el hallazgo de aquellas riquezas en toda la Nueva España,  y llegó también un mozo joven, fortachón  y muy apuesto, en busca de mucha plata y oro, originario de las provincias asturianas, llamado Antonio Oliva; pero que era demasiado orgulloso para ponerse al servicio de sus afortunados paisanos, y prefería buscar por sí mismo alguna potente veta de nobles metales, que pronto lo hiciera rico y poderoso y esperaba encontrar en estas cercanías lo que tanto anhelaba.

Pero no siempre la Divina Providencia satisface  los deseos del hombre, porque ella sabe mejor la que le conviene para la felicidad de su alma, y así sucedió al buen de Don Antonio Oliva, y por más que buscaba no encontraba los tesoros que había de hacer de él un rico hombre, y entre tanto   se veía precisado a satisfacer las exigencias del hambre y de las demás necesidades de la vida, y sobre todo a buscar la amistad de los indios para que le indicasen los puntos en donde podría encontrar la reluciente plata y el rubio oro.

Entonces era aún muy escasos los padres misioneros, estos médicos del alma enferma, aunque muchos de los naturales del país estaban ya bautizados, no por eso  habían olvidado sus antiguas creencias y sus supersticiones, pero más aún eran los doctores en medicina, estos médicos del cuerpo enfermo, y en general hacían su oficio los yerberos, las más  de la veces indios viejos, y los ladinos que conocían no sólo las yerbas benéficas, sino también las nocivas que usaban para sus brujerías y que servían para explotar a las masas del pueblo ignorante, obteniendo pingüe ganancias.

Antonio Oliva había hecho regulares estudios en su madre patria  y era para los tiempos en que vivía, un notable herbolario, y estos conocimientos empleaba en sus correrías, muchas veces emprendidas en compañía de algunos yerberos de quienes se había hecho amigo por encontrar en ellos buenas guías en las intricadas serranías que recorría en buenas vetas de oro y plata, para ganarse el sustento, curando españoles e indios en sus enfermedades, con bastantes buenos resultados.    

Sin embargo, persuadido de que sabia mucho, reconoció pronto que algunos de sus amigos yerberos indios le eran superiores en conocer a primera vista las cualidade4s benéficas y nocivas de las hierbas que tanto abundaban en aquellas comarcas, y comprendiendo que ellos ganaban mucho más dinero que él; pero que jamás quisieron revelarle sus secretos.

Perdiendo la esperanza, andando el tiempo, de encontrar la plata en ricas vetas como él se había imaginado, con más ahínco se aplicó a su oficio de curandero que la necesidad le había impuesto, extendiendo sus conocimientos de herbolario; pero nunca pudo igualarse con los yerberos indígenas, hasta que por fin logró obtener la confianza de uno de ellos, a quien salvó de las manos de las autoridades españolas que lo perseguían por sus brujerías y éste le reveló que en aquel cerro de extraña forma, en una de sus cuevas residía un espíritu maligno en forma de una mula prieta muy brava, que despedía llamaradas por el hocico, pero que era profunda conocedora de todas las cualidades de las hierbas, y que comunicaba sus superiores conocimientos a aquel que en una noche obscura, de nueva luna, la domaba y la montaba en pelo;  advertía el indio que además, una vez montado, la mula diabólica se precipitaba en vertiginosa carrera, brincando y encabritándose por las abruptas y rocallosas faldas de la montaña, y aquel que no se estrellaba en esta carrera contra una de las rocas diseminadas, si quedaba firme en su lomo, vencida, le revelaba todos los secretos de las hierbas, le dotaban  la facultad de conocer a primera vista todas ellas, pudiendo calcular todos los efectos que producían en la naturaleza humana; en fin, que el que había domado dicho espíritu, era un perfecto yerbero que podría hacerse riquísimo.

Estas revelación causó profunda impresión en el ánimo del joven Antonio Oliva, que aunque buen cristiano en el fondo, poco se curaba, en su incansable deseo de hacerse rico, de las practicas religiosas y menos aún le asediaban escrúpulos; sin embargo, en esta ocasión dudó, pero después de prolongada lucha interior, fiando en su robustez de su naturaleza y en su hercúlea fuerza, convenciéndose de que podía dominar al diabólico espíritu que se ocultaba bajo las formas de una mula prieta y se decidió a emprender  la ascensión al indicado cerro, arriesgando hasta la vida para hacerse rico, jugando el todo por el todo.

Resuelta una vez la cuestión de este sentido, Antonio Oliva emprendió la marcha hacia el cerro, habitado por el diabólico espíritu, y habiéndose hecho la noche obscura y tétrica, comenzó la ascensión, y no sin trabajo, después de haber vertido copioso sudor y sufrido muchas espinadas y dolorosos arañazos de selváticas hierbas, encontró la indicada cueva, mansión predilecta de la infernal mula prieta, y con un arrojo de mejor empresa, se lanzó sobre el furioso animal, no espantándose de las bocanadas de fuego y de denso humo de azufre que le lanzaba al rostro. De un brinco se puso en su lomo apretándole los hilares agarrándose con fuerza de la poblada crin.

Con un respingo furioso que por poco desquebraja el cráneo del valeroso jinete, en la bóveda de la cueva, se lanza fuera de ella el feroz animal y en vertiginosa carrera, pegando brincos y haciendo cabriolas, baja las rocallosas faldas del cerro, sin embargo, firme se quedó el jinete aunque sentía disminuir  sus fuerzas. La diabólica mula sigue dando furiosos brincos y más brincos y el infeliz Antonio ya ve llegar su ultima hora, porque siente vacilar y desfallecer sus  fuerzas y en este gran peligro se acuerda de las enseñanzas de su piadosa madre y del fondo de su corazón a sus labios llega el grito: “¡Ave María Purísima, ayúdame!”

En el mismo instante, con feroz relincho, lanza la mula una bocanada de humo y se para…  y volviendo en sí de su mayúsculo susto, Antonio Oliva se encuentra sentado, ya  no en el lomo de la infernal  bestia, sino arriba de un negro peñasco, del que penosamente se baja para dar gracias a la Santísima Virgen que lo ha salvado. El peñasco que hasta el día de hoy se enseña al curioso viajero, existe aun y en él con un poco de imaginación se puede encontrar las formas toscas de una mula.

Desde ese momento Antonio Oliva, estaba curado de su insaciable sed de riquezas; luego tomó el camino hacia la pobre capilla de un piadoso misionero, y llegando le confesó sus culpas y después de la expiación de sus grandes pecados se retiró como ermitaño a la misma cueva antes morada del diabólico espíritu. Bajaba diariamente  de ella vestido de humilde sayal llevando en las espaldas  el saco lleno de benéficas hierbas, con las que curaba a los pobres enfermos a muchas leguas de distancia, impartiéndoles al mismo tiempo, como un piadoso misionero, los santos consuelos de la religión.

En toda la comarca será entonces conocido el venerable Papá Antonio. Su cuerpo estaba demacrado por los frecuentes ayunos, su espesa barba blanca le caía hasta la cintura. A donde llegaba el piadoso ermitaño con el único saludo que usaba ¡Ave Maria Purísima!, parecían huir las enfermedades y los desconsuelos; solo tenia una gran pena: profesaba  un gran cariño a los niños y sin embrago, éstos le temían y huían de él, por que muchas veces se veía obligado a hacerles tomar amargas pociones, cuando estaban enfermos.

Nadie ha vuelto a ver la diabólica mula, y largos años vivió Papá Antonio, hasta que Dios lo llamó a su seno.

La sierpe antigua. Se dice que hace mucho tiempo las minas de Zacatecas entraron en bonanza y producían oro y plata en tal cantidad que despertó la envidia de otros pueblos, que tratando de evitar que Zacatecas siguiera produciendo los tan codiciados minerales maldijeron a la ciudad, lanzando un hechizo invocando a unas enormes víboras que se dirigían a destruir Zacatecas, se dice que el cura de Ojocaliente, conjuro a las serpientes y estas se convirtieron en piedra, observándose asta la fecha al poniente de la población rumbo a la comunidad de El Refugio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: